Doctrina

    La Congregación Mita Inc. es una Iglesia Cristiana, cuya doctrina está basada en la Santa Biblia, su fundamento es la Santísima Trinidad: Dios-Padre, Dios-Hijo y Dios-Espíritu Santo. El Perfil Doctrinal se basa en el amor. Amor a Dios sobre todas las cosas y por amor de Dios, amor al prójimo como a sí mismo. Por gracia divina el feligrés ha alcanzado la Fe de conocer y saber que las promesas de Dios son ciertas y verdaderas. Cree que la Biblia da testimonio de la Obra de Dios desde la creación; acepta y enfatiza la práctica de los preceptos bíblicos establecidos por Cristo en el Nuevo Testamento. Cree firmemente en la promesa de Jesucristo, quien dijo que enviaría al Espíritu Santo, el Consolador Prometido, para estar con sus hijos para siempre. Por fe, la Iglesia Mita cree que el Espíritu Santo de Dios está en la tierra, que su nombre nuevo es Mita y que a través de Aarón dirige su Iglesia y la guía a toda verdad y justicia para llevarlos a salvación.  La Iglesia Mita tiene su razón de ser en el entorno espiritual del ser humano.  Es la continuación de la Iglesia Primitiva de Apóstoles y Profetas que realiza una obra de bien, obra de fe y de levantamiento.  Por este medio, Dios le extiende al ser humano la  oportunidad de alcanzar lo que su incredulidad hace inaccesible:  la salvación y la vida plena en completa comunión con el Creador.  No conoce fronteras ni limitaciones porque es guiada por el Espíritu Santo de Dios.

      Proclama un mensaje triple de amor, libertad y unidad para que todo el que sienta necesidad de Dios reciba la palabra redentora, transformadora, haciendo de  él o ella una persona de provecho a la sociedad.  Amor, porque Dios es amor, y por  amor ha descendido a la Tierra a buscar y a salvar las almas que se hallan sumidas en la maldad.  Libertad, porque, a través de la Iglesia Mita, Dios le ofrece al ser humano la oportunidad de ser liberto de las ataduras del pecado para sentir dentro de sí la presencia de Dios. Unidad, porque su llamado es unificador, así fue expresado por Cristo cuando elevó al Padre la oración intercesora que el Apóstol Juan recoge en su Evangelio:  "Para que todos sean una cosa: como tú, oh Padre, en mí y yo en ti, que también ellos sean en nosotros una cosa: para que el mundo crea que tú me enviaste".

     La Bandera que identifica a la Congregación Mita refleja en sus tres colores: rojo, blanco y azul; amor, libertad y unidad.

    El Himno oficial: La Marcha Triunfal, es un cántico de victoria,con el que se recibe al Profeta y da inicio a los servicios religiosos.  El carrillón, ubicado en la Sede Principal en San Juan, Puerto Rico, interpreta esta melodía a las 6:00 a.m., a las 12:00 m, y a las 6:00 p.m.  Los Mita que lo escuchan colocan la mano derecha sobre su pecho y elevan una oración a Dios en señal de reverencia y gratitud por los bienes recibidos.

    El Vestido Blanco:  Visten de blanco en todas sus actividades oficiales porque así les fue señalado por Dios en profecía, ya que el blanco es símbolo de pureza, de limpieza en las almas redimidas.  Es el cumplimiento de la Palabra que narra Juan el Teólogo, en Apocalipsis, Capítulo 7 versículos del 13 al 17, cuando veía en revelación un pueblo vestido de ropas blancas y se le preguntó:  Estos que están vestidos de ropas blancas ¿Quiénes son, y de dónde han venido?  Estos son los que han venido de grande tribulación, y han lavado sus ropas, y las han blanqueado en la sangre del Cordero".

    La Paloma, símbolo del Espíritu Santo de Dios que descendió del cielo y reposó sobre Jesús. En esta tercera y última manifestación es el Espíritu Santo de Dios quien está haciendo la trasformación en las almas redimidas. 

    La estrella simboliza la guianza de Dios, puesto que ésta guió a los Reyes Magos hasta el lugar donde estaba el niño Jesús. En el 1940 Dios reposó su Espíritu Santo sobre Juanita García Peraza encomendándole esta gran Obra de transformación y una noche mientras ella oraba, una estrella se desprendió del cielo, chocó en su frente, y la llenó de su luz y su virtud.

    La Congregación Mita es un pueblo de creyentes con una fe, una doctrina, una meta.  Un pueblo que está unido por los lazos indisolubles del amor de Dios hecho acción en sus corazones.

    La Iglesia Mita tiene un Cuerpo Ministerial compuesto de Predicadoras y Predicadores, Diáconos y Diaconisas. Este cuerpo está bajo la dirección de Aarón (Teófilo Vargas Seín), Instrumento de Dios para este Ministerio.  Los Pastores y Diaconisas son personas fieles a la Iglesia y a su doctrina, de testimonio intachable, en el ámbito espiritual y moral, y realizan las labores inherentes a su Ministerio. Dentro de dichas labores se pueden mencionar:

    1. Predicación en los servicios y actividades religiosas en y fuera de los templos.
    2. Visitas a los feligreses para conocer sobre sus necesidades y las situaciones que les afectan
    3. Visitas para orientación a hermanos nuevos convertidos
    4. Visitas a enfermos en hogares y hospitales
    5. Servicios fúnebres

En nuestros servicios religiosos se dedica una día de la semana a:

    a. Los jóvenes:  donde éstos toman toda la participación, se hacen estudios bíblicos, reuniones de orientación sobre temas de interés para la juventud, recitales, conciertos musicales, programas especiales, entre otras actividades.

    b. Los niños:  para impartirles la doctrina cristiana y la enseñanza de valores morales y espirituales.

    c. Los testimonios:  los feligreses testifican la transformación de sus vidas y lo que de Dios han recibido.

    Además, en los servicios religiosos, se ora, se leen textos bíblicos, se cantan himnos, se traen puntos doctrinales.  En la predicación, los mensajes están basados en la Santa Biblia, se escuchan testimonios de la obra de transformación que Dios realiza en el ser humano que le acepta como su guía y redentor y testimonios de sanidad que el Espíritu Santo de Dios sigue haciendo, día a día, como los hacía antiguamente. Al final de cada servicio, Aarón, Profeta de Dios, trae a la Iglesia su exhortación, sus enseñanzas, sus consejos, su palabra alentadora y vivificante.

    Las labores ministeriales,en línea general, siguen los postulados de la Iglesia Primitiva establecida por Cristo en la Santa Biblia. Los Pastores de la Iglesia Mita no son asalariados.  Estos llevan el evangelio en forma gratuita, por amor a las almas, en referencia a las palabras de Cristo en el Evangelio según San Juan, en el Capítulo 10 versículos del 11 al 13: ¨Yo soy el buen pastor: el buen pastor su vida da por las ovejas. Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve al lobo que viene, y deja las ovejas, y huye, y el lobo las arrebata, y esparce las ovejas. Así que, el asalariado, huye, porque es asalariado, y no tiene cuidado de las ovejas¨.

    Los miembros de la Iglesia son cumplidores de las Leyes de Dios y de las Leyes Civiles, no entran en polémicas político-partidistas ni con otras religiones. Son ciudadanos ejemplares que no ingieren bebidas alcohólicas, no fuman ni juegan, son personas pacíficas, honradas y respetuosas de sí mismas y de las demás personas.

   Creemos que se enseña por el ejemplo, que tenemos que vivir lo que predicamos.

   Creemos en la salvación del alma y creemos por fe en la existencia de la vida eterna.

   Creemos que el Espíritu Santo está en la tierra y ha venido a hacer una obra de transformación en la conciencia y en el corazón del ser humano para cambiar nuestras vidas, hacernos buenos con nosotros mismos y con nuestro prójimo y aptos para alcanzar la salvación del alma y la vida eterna.    Creemos que Aarón es el Profeta, el Instrumento por Dios escogido en este tiempo. Dios lo usa para por su voz limpiarnos, libertarnos de pecado y unirnos en un sólo rebaño

   Creemos en el triple mensaje de amor, libertad y  unidad.   Amor porque Dios es amor, libertad porque el Espíritu Santo de Dios ha venido a la tierra a libertarnos porque Cristo dijo y conoceréis la verdad y la verdad os libertará y si el hijo os libertare seréis verdaderamente  libres.  Está  claro que El vino como libertador a libertar al  hombre del pecado y de la  sentencia de muerte.  Y el Espíritu Santo de Dios vino a unirnos, a derribar las paredes que intermediaban y a establecer la paz.

   Creemos en el Decálogo del Espíritu que fue dado a la Persona de Mita para el 1940:
El ministerio del Sentir es el que ahora quedará en pie.  Oyendo al Espíritu Santo conociendo y sintiendo su Voz.    Usando los miembros de sus hijos en este Ministerio.  Por su Santo Espíritu caminaremos detrás de su Ley que es el pacto hecho con su Pueblo en estos días.

El Espíritu Santo hará el trabajo en este Ministerio.  Por eso:
Hay que someterse a la ordenanza del Espíritu exclusivamente para que el Siervo de Dios sea obligado y ceñido por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

        Dale tu mente y él te revelará lo que tienes que hacer.

        Dale tu boca y él hará y hablará lo que quiera expresar.

        Dale tu corazón y sentirás y dirás su Ley.

        Dale tus manos y las pondrá donde fuere necesario.

        Dale tus pies y te llevará donde El te necesite.

        Dale tus oídos y oirás su Voz.

        Dale tus ojos y verás las maravillas de su Ley.

        Dale tu alma y no irás al infierno.

        Dale tu cuerpo entero y serás transformado por su imagen.

    Nosotros, la Congregación Mita, aceptamos la Biblia en toda su esencia.  Resaltamos que  nuestra doctrina está basada en los preceptos que dejó Cristo establecidos.  Porque entendemos que es el nuevo pacto que Dios estableció con el ser humano para estos últimos días. Entendiendo que aquellos mismos rudimentos que Dios le había encomendado a Abraham y al Pueblo de Israel, venido Cristo los enmendó para entrar en una nueva etapa, en una nueva era, que no hay que guardar el sábado ni ofrecer holocaustos ni sacrificio como lo hacían antiguamente ni quemar perfumes, sino que, ahora la salvación estriba en que el ser humano oiga la voz del Espíritu Santo que es el que está en la tierra, llevando a cabo su Obra de redención.